Lily Brik & Bacoa | Bacoa Burger
Bacoa Gente

Lily Brik & Bacoa

"Quiero enviar mensajes de fortaleza, una fortaleza llena de sensibilidad y furia"

Lily desborda elegancia y un sentido estético exquisito en todas sus composiciones. Desde un primer momento, tras saber que íbamos a abrir en Lleida, teníamos claro que íbamos a contactar con ella para preparar un mural. Por lo que representa su arte y por admiración a sus composiciones tan equilibradas. De hecho, al comentarlo con nuestros amigos del mundillo del arte urbano, todos nos citaban las dos sílabas que forman su nombre artístico. Por estos motivos, le reservamos la pared más grande y visible de Bacoa Lleida.

¿Cómo fueron tus primeras latas en el Street Art?

Pues lo cierto es que nunca me interesó demasiado el arte urbano, hasta que descubrí la libertad que puede darte expresarte en la calle. Hace ya 4 años, conocí unos chicos de Lleida que se reunieron para pintar en en río Segre y muy amablemente me ofrecieron un hueco en la pared para probar por primera vez un bote de spray. Nunca antes me hubiera imaginado con un aerosol en la mano y una superficie grande toda para mí, pero hoy no hago otra cosa que pintar. Desde ese día no he parado de aprender y crecer de este mundo, tengo que reconocer ¡que estoy enganchada al street art!

Porque si no fueses artista, serías…

Seguramente seguiría haciendo lo que hacía: Diseño de marcas corporativas, ropa, producto, o supervisión y producción de métodos de impresión… Algo imposible ahora mismo. Una vez haces lo que te gusta, no hay vuelta atrás.

¿Cuál es el reto más grande al que te has enfrentado como artista?

El reto más grande creo que es dejar lo que se supone que es una vida normal y vivir del arte únicamente, todos los días me enfrento a retos de todos los tipos y tamaños, porque éste es un oficio complicado y aún, después de tantos murales no hago más que aprender y equivocarme. Creo que es lo bonito de esto, pintar un muro en sí mismo, es un gran reto.

¿Y el más grande literalmente hablando?

Por ahora el récord está en un muro de casi 500 metros que hice en Alcarràs, es una representación de todo el proceso en la producción de la fruta, la historia de la familia, pasando por la parte más romántica del oficio hasta la parte industrial. Es una obra realmente grande, estuve 3 meses pintando.

Lily Brik & Bacoa

"Hay muchos artistas urbanos ahora, es un oficio cada vez más valorado e incluso se considera necesario en muchos países y culturas. Querría añadir que Lleida es una ciudad preciosa que podría explotar mucho el arte urbano dando así un atractivo a las muchas paredes grises que tiene. Cuando digo artistas, no solo hablo de mí, hay verdaderos genios que podrían embellecer esta ciudad de aquí y de fuera de Lleida. Creo por mi experiencia que el arte urbano siempre es positivo lo mires por donde lo mires, y siendo de aquí me gustaría no tener que irme a unos pocos km de aquí para ver bonitos murales."

Cuéntanos un poco en qué te has inspirado para diseñar el mural que nos has hecho para el Bacoa de tu ciudad natal, Lleida.

A diferencia de otras veces no pude ver cómo iba a ser el entorno hasta más tarde, así que me imaginé un lugar con mucha gente, cálido. Debía ser un mural bonito pero sin elementos que interrumpieran el momento de relax mientras disfrutan de la comida. Así que pensé en hacer un mix entre mi gran amor por el clasicismo, la belleza y paz que me da ver la seda y las telas en los cuadros de Vermeer y la delicadeza que debía usar al pintarla para transmitirlo. Puse un par de elementos principales para no estresar al usuario con demasiada información. Los colores son pasteles, muy suaves y amables para la vista. Los pájaros y los motivos naturales los introduje por el compromiso tan importante que tiene Bacoa con el medio ambiente y lo represento con la mano que acaricia la hoja mientras sujeta la hamburguesa, o la chica que come la hamburguesa entre flores, como si de un fruto se tratara. Intento integrar la comida de Bacoa en un ambiente delicado y lleno de naturaleza, un aire de art nouveau, una tendencia también muy naturista y amante de lo orgánico.

Sueles dedicar tus obras a la figura de la mujer. ¿Reivindicación o pura inspiración?

Las dos cosas. Me inspiro en nosotras y en nuestra complicada manera de ser, que me encanta, creo que la belleza de una mujer es algo muy especial y perceptible a ojos de todos, no solo por el aspecto físico, si no por lo que es capaz de hacer sin ni siquiera saberlo. Me gusta dibujar la grandeza de una mujer natural e independiente por el mero hecho de que no es muy común encontrar mujeres de este tipo. Quiero enviar mensajes de fortaleza, una fortaleza llena de sensibilidad y furia que quiero esconder en todas ellas. Con los símbolos y figuras ayudo al receptor, con un poquito de reflexión, llegar a entender mis mensajes.

¿Cuáles son tus mayores influencias tanto dentro como fuera del género?

Soy una nueva llegada a este mundo tan inmenso del arte, digo arte, porque me gusta desde la arquitectura modernista, hasta la escritura caligráfica japonesa y su disciplina tan antigua llamada Sumie. Me inspira todo y estoy muy atenta a cualquier estimulo que me pueda ayudar a expresar lo que siento. Hace poco estuve en el museo de los grandes artistas holandeses Deen Hag, y de tantos preciosos cuadros me quedé con la luz. No tengo conocimientos artísticos, no estudié arte, así que siendo autodidacta tengo que estar atenta y aprender siendo curiosa, y valorando todos los estímulos artísticos que se me presenten. No sé muy bien como definir mi obra, pero lo cierto es que intento hacer poesía visual, remover y buscar un sentimiento real.

¿Qué consejos le darías a alguien que quisiera seguir tus pasos?

Que sea muy paciente, que tenga mucha curiosidad y que no se acomode ni un solo día, solo la constancia y la perseverancia pueden hacer que tengas éxito en aquello que aspiras. Yo me he acostumbra- do a este ritmo, y casi no me doy cuenta, pero hay que volver a inventarse y crecer todos los días para vivir del street art.