Bacoa Noticias

Las claves de una hamburguesa con queso

"La carne es la piedra angular de la hamburguesa"

Las claves de una hamburguesa con queso

Burger Manchega

Pocos rivales tienen nuestra Manchega, con cebolla caramelizada y queso semicurado.

Sí, quizás suene a que estamos tirando piedras sobre nuestro propio tejado, pero queremos daros algunos consejos para hacer una hamburguesa con queso en casa que sea de cine, salvando las distancias con la Big Kahuna de Pulp Fiction. Vamos a contarte cómo prepararla, pero no para que dejes de venir a Bacoa (o pedirnos a domicilio), si no para que te conviertas en un Burger Chef respetable entre tus colegas:

Pan
Seguro que en tu barrio hay una buena panadería, o dos, o tres, con unos panecillos estupendos para tu pequeña creación. Acércate y dile a la Trini que te ponga media docena de aquellos bollos caseros tan ricos, hechos con masa madre, tiernos y resistentes a la vez. Si lo prefieres integral, que sea de verdad, con harina integral, que a menudo los supermercados nos los cuelan como integrales sólo por ir decorados con cuatro pipas.

Carne
Fresca y recién picada. No tires de bandejas ya preparadas, porque la carne es la piedra angular de la hamburguesa. De verdad, se nota si vas al carnicero, escoges una buena pieza con su proporción de grasa y la pica él mismo. Sería ideal hacerla al punto y a la parrilla, pero si tus vecinos de arriba se quejan si enciendes la barbacoa en el balcón, prepara una plancha o grill bien caliente, con un par de gotitas de aceite, sal y pimienta. O si no, enciéndela, ahúma su ropa tendida e invítale a cenar como disculpa. Una sabrosa disculpa.

Queso
Para gustos, colores y para colores, quesos. Cheddar, Manchego, Mozzarella, Brie, Roquefort, Philadelphia… Cualquier queso le quedará bien. Intenta contrarrestar sabores para llegar al clímax: a un queso suave, ponle bacon crujiente. A uno fuerte o picante, una buena confitura o cebolla caramelizada.

Las claves de una hamburguesa con queso

Si al comerla no te manchas las manos, algo no has hecho bien. Envuélvela en papel de plata o ponte un plato debajo si no quieres acabar como una galería de arte abstracto low cost.

Base de ensalada
Si los clásicos nunca fallan, para qué jugársela. La biblia de la hamburguesa con queso dice que la base debe ir siempre debajo de la carne y que debe estar formada por el triplete titular indiscutible: tomate, cebolla y lechuga. Vegetales bien frescos y recién cortaditos.

Salsa
A nosotros nos encanta con una base generosa de mayonesa casera, pero aquí, como con el queso, tu criatura admite cualquier tipo salsa. Sé creativo, libérate y saca el pequeño Jamie Oliver que llevas dentro: barbacoa, mostaza, guacamole, vinagreta, tártara, pesto, hummus, de pimientos, de huevo frito, etc.

Ya tienes la hamburguesa con queso terminada, emplatada, brillando reluciente como un astro incandescente con luz propia, pero aún notas que le falta algo. Correcto, la hamburguesa deberá ir siempre acompañada de unas buenas patatas. Salmos, 154 versículo 42. Mírate aquí cómo prepararlas.