Ana Santos & Bacoa | Bacoa Burger
Bacoa People

Ana Santos & Bacoa

Hay que aventurarse, si se tiene que romper el papel, se rompe.

Ana Santos & Bacoa

No te pierdas su portfolio con todos sus trabajos. Disponible en su web.

En sus obras solemos encontrar mujeres de apariencia delicada y mirada hipnótica, siempre rodeadas de mucha naturaleza. Seguro que ya sabes de quién hablamos y es que Ana Santos no necesita presentación. Su cuidada estética y su particular estilo la consagran como una de las ilustradoras más top a nivel nacional. Un título más que merecido. 

Ha trabajado para editoriales como Planeta, Penguin Random House o Roca Editorial, pero además, tiene su propio estudio creativo en Salamanca, La Habitación de Lhéa, e imparte cursos de ilustración a acuarela en Domestika. Esta vez, Ana ha dejado las hojas y los lienzos para atacar uno de los muros de nuestro Bacoa Salamanca.

Tienes un talento innato, pero estudiaste Bellas Artes en Salamanca, especializándote en diseño gráfico, y luego fuiste a Madrid para estudiar diseño web. ¿El artista nace o se hace?

Supongo que se nace con ciertas aptitudes o inquietudes artísticas, pero solo con trabajo, constancia, práctica y ser muy perseverante, se consigue estar cómodo con lo que haces. Así que supongo que se nace, pero sobre todo se hace. Detrás de un “buen trabajo” hay muchas horas de práctica y exploración. Si no entrenas, es difícil dominar algo.

En la mayoría de tus obras retratas a personajes femeninos. ¿Reivindicación o inspiración?

Desde pequeña siempre me ha gustado dibujar retratos, y siempre solía dibujar personajes femeninos. No era algo pensado, me nacía así porque quizás es lo que más conozco y con lo que más me identifico. De todas formas, últimamente tengo cierta inquietud por abrirme a retratos masculinos y de otras edades.

Ana Santos & Bacoa

"Por norma general me gusta experimentar con muchos materiales y medios diferentes. Siento mucha curiosidad por probar y cambiar, no estancarme. Siempre he disfrutado mucho de los procesos, más cuando pierdes el miedo al error. Cuando supe que iba a pintar el mural del Bacoa de Salamanca, el grado de motivación y miedo estaban a la par, puesto que nunca había pintado en medidas tan grandes. Pero al final, la experiencia ha sido genial y estoy deseando repetirla. El haber superado un reto siempre es satisfactorio."

Dentro de tu imaginario tampoco falta el lado salvaje, retratado con forma animal, vegetación tropical e incluso constelaciones. ¿Qué nos quieres contar con todo ello?

Me encanta el mundo animal y me gusta mucho estar en contacto con la naturaleza y sentir que a la vez que es nuestra, no nos pertenece y debemos cuidarla y respetarla. Siento una necesidad casi espontánea de envolverlo todo en estos mundos, como si me transmitieran tranquilidad y me alejaran del ruido de la ciudad. Además, plásticamente hablando, la naturaleza me inspira mucho por sus colores, sus formas, sus texturas…

¿A quién citarías como referentes principales?

Mis padres me inculcaron amor por el arte en general, mi madre por el dibujo y la pintura en particular. Recuerdo que cuando era muy pequeña, me sentaba a su lado y observaba cómo dibujaba. Si hablamos de artistas que me han motivado a pintar, mencionaría Toulouse Lautrec, Degas, Egon Shiele, Klimt, Van Gogh, Sorolla, Rothko… ¡La lista sería interminable! Encuentro referentes también en el cine, en la fotografía, la música… Los referentes están en cualquier parte.

También te dedicas a la enseñanza, ¿algún consejo para los que empiezan en este mundillo?

La paciencia, siempre digo que es un “material” más a añadir. Ser perseverante. Normalmente cuando uno empieza a dibujar, ya quiere que le salga todo bien a la primera y no, a veces ocurre, pero se tiene que practicar muchísimo para conseguir habilidad y sentirse cómodo. Yo aún sigo aprendiendo.

También es importante quitarse el miedo a estropear el papel, si vas con miedo a equivocarte siempre vas a llegar hasta donde ya sabes. Hay que aventurarse, si se tiene que romper el papel, se rompe.  Aconsejo hacerse amigo del ‘error’, ya que surgen muchas cosas interesantes a base de errores. Quizás me gusta mucho como dibujan y pintan los niños pequeños precisamente porque ese miedo no lo tienen, sino que rebosan de atrevimiento y espontaneidad.